SIBAIX ENERGY


Ámbitos de Aplicación

Iluminación LED en edificios de oficinas, comercios, hoteles.

El creciente desarrollo de los LEDs aplicados al sector luminotécnico y que está suponiendo la
renovación de la mayoría de instalaciones de alumbrado en oficinas, se debe a la larga duración, fiabilidad y al ahorro energético que suponen frente a las luminarias tradicionales.

El alumbrado de oficinas tiene principalmente que permitir un buen rendimiento visual y generar un ambiente visual agradable, tanto para tareas  cercanas como si se mira hacia arriba o alrededor.

El principal problema de una instalación de alumbrado en oficinas es la limitación del deslumbramiento, que es una consecuencia de la mala  planificación de las luminarias. En SIBAIX conscientes de los problemas que una mala planificación de la instalación de  alumbrado puede acarrear, trabajamos para minimizar o evitarlos por completo.

 

 

En alumbrado público

Sibaix Energy brinda iluminación LED en alumbrado público mejorando el ahorro energético y

la contaminación lumínica. Con la tecnología LED esto es posible.

La iluminación exterior LED es la solución para conseguir un gran ahorro energético y económico. Numerosos ayuntamientos y organismos públicos están sustituyendo sus sistemas convencionales por las nuevas lámparas y luminarias LED, logrando reducir hasta en un 80% el recibo de la luz.

En Sibaix trabajamos para que la sustitución de luminarias LED no sólo generen  importantes ahorros, sino también contribuir a la reducción de la contaminación lumínica en nuestras ciudades y espacios públicos. Nuestra iluminación LED es altamente direccional, toda la luz se emite hacia el suelo, y los ángulos de apertura disponibles oscilan en un amplio rango de valores. No hay luz emitida en ninguna dirección en la que no queramos. Podemos dirigir la luz allí donde deseemos, se acabaron las luces molestas e incontroladas.

 

Iluminación LED en industrias

Los proyectos de iluminación industrial que SIBAIX desarrolla, consiguen:

Un nivel de iluminación ajustado a cada zona de trabajo, que permita ver y discriminar todos los elementos que intervienen en el desarrollo de las tareas con un valor de uniformidad igual o superior al recomendado por la normativa.

Una relación de luminancias acorde al entorno, evitando la fatiga visual por un exceso de cambios y adaptaciones a niveles muy dispares.

Un control del deslumbramiento óptimo.

Un índice de reproducción cromática y una temperatura de color que generen confort visual.

Una uniformidad que proporcione una visión de todo el lugar de trabajo, sin zonas demasiado oscuras o zonas demasiado iluminadas.